Cuando se trata de la liberación a nivel de superficie, utilizo un proceso simple de 5 pasos para liberar a las personas. Estos cinco pasos son 1.) Confesar, 2.) Arrepentirse, 3.) Renunciar, 4.) Atar y 5.) Expulsar. La idea básica es que el enemigo puede atacar su mente, voluntad y emociones y en ciertas circunstancias, incluso puede afectar nuestro espíritu. Además, puede usar el miedo, el trauma, las experiencias negativas, etc., para programar nuestro corazón de acuerdo con sus paradigmas. Realmente no se detiene ante nada para robar, matar y destruir (Juan 10:10). Cuando Jesús se convirtió en una maldición para nosotros, compró el derecho para que estemos completamente libres de todas las maldiciones relacionadas con la ley. Esto otorga provisión para la libertad, pero debemos recibir su provisión por fe. La realidad de nuestra libertad existe con Dios, pero esa realidad debe hacerse cumplir antes de que realmente afecte nuestras vidas.

Este mismo principio se aplica a la sanidad divina. La Biblia dice claramente que por las llagas de Jesús fuimos sanados (1 Pedro 2:24). ¿Los cristianos todavía se enferman? Por supuesto. La provisión para nuestra sanidad fue comprada por Jesús, y la realidad de su sanidad existe con Dios, pero debe imponerse en las dimensiones inferiores por la fe. El pecado y la iniquidad abren la puerta a los ataques espirituales en nuestras vidas. La esclavitud permanente es una puerta a través de la cual se manifiesta lo demoníaco. En la liberación a nivel superficial, estamos tratando con el pecado básico y la esclavitud y las tareas espirituales relacionadas. En la siguiente oración, simplemente pronunciará el nombre del pecado o la esclavitud de la que desea liberarse en el espacio en blanco. Puede echar un vistazo a la lista para tener una idea de las cosas de las que esta oración puede otorgarle libertad. Esta oración es breve y concisa, pero inmensamente poderosa.

 

Padre Dios, vengo ante ti en el poderoso nombre de Jesucristo porque tu palabra dice que, si confesamos nuestros pecados, eres fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda injusticia. Confieso que he (albergado / comprometido) __________________. Me arrepiento por ____________________ y ​​recibo tu gracia para no volver atrás. Renuncio a ___________________ y ​​rompo todo acuerdo con él, su fruto, sus hijos y su presencia en mi vida. Ahora ató con cadenas y grilletes de hierro a cada espíritu maligno que ha estado trabajando en y alrededor de mi vida por lo que he renunciado. Declaro que eres separado de mi vida, despedido y escoltado a donde sea que el verdadero Señor Jesucristo te envíe. ¡Vete fuera ahora! Hablo que cualquier espíritu que intente quedarse o resistirse a ser removido ahora es brutalmente asaltado con la espada del Señor, flechas, el rayo caliente de Dios, granizo, tsunamis de agua viva, motores de guerra, pisoteado por los caballos de guerra del cielo, instrumentos de guerra, instrumentos de muerte y el fuego todo consumidor de Dios hasta que renuncies a tus posiciones en y alrededor de mi vida. Gracias, Señor Jesús, por libera me.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.